¿Sabes cómo estrechar lazos con tus empleados? Lord Green dice Perros y Compost

Lord Green

Para Mychele Lord, fundadora de Lord Green, uno de los principales factores para la localización de sus nuevas oficinas era el espacio para acomodar a 7 de sus más importantes empleados. No para sus 17 empleados humanos si no para los 7 perros que trabajan con ellos en las oficinas de esta empresa de eco-construcción con sede en Dallas.

Las antiguas oficinas de Lord Green se habían quedado pequeñas y en palabras de Mychele, “Necesitábamos un espacio que nos diera más autonomía”. Las nuevas oficinas están en un edificio que data de mediados del siglo XX en una zona residencial del Norte de Dallas. “El cambio fue totalmente “plug-and-play”, nos dice Mychele Lord. “Símplemente trajimos nuestros ordenadores, los conectamos y listos para trabajar”

Logan es uno de los 7 perros que trabajan en Lord Green. Foto: Allison V. Smith

 

Bueno, no fue del todo tan sencillo. Los perros necesitaban un lugar dónde correr por lo que construyó una verja en torno al patio delantero para que los perros pudieran corretear a la sombra. Además, se modificó el sistema de ventilación del edificio para poder proporcionar un extra de aire fresco si los trabajadores humanos o caninos lo necesitan.

Esta pasión por los perros de Lord Green es parte de la cultura de la compañía, una filosofía de confianza mutua que domina esta compañía valorada en 3 millones de dólares. Nadie pone normas, por ejemplo, no hay una persona encargada de limpiar el patio tras las salidas de los perros. Se hace y punto.

Cuando los trabajadores quisieron empezar a hacer compost en el trabajo para poder llevárselo a casa y poder abonar sus plantas, Mychele respondió “Perfecto, compraré la compostadora pero vosotros seréis los responsables de la misma. No voy a estar limpiando y tampoco contrataré a anadie que lo haga”

Mark White, Director Creativo con Tallulah. FOTO de Allison V. Smith

 

Esa frase, “Sois responsables de”, se suele oir bastante en Lord Green. También la frase “Apáñatelas”. LAs dos frases toman sentido si se analizan los inicios de la compañía.

Mychele Lord, 53, trabajaba como comercial en una inmobiliaria cuando surgió su preocupación por el cambio climático. Se dio cuenta de que existía mercado para una empresa que permitiera a los inversores del ladrillo tener los últimos avances en construcción biosostebnible y en 2007, Lord, se lanza a la piscina.

En la practica esto se traduce en ayudar a los propietarios de edificios o constructores a minimizar el impacto climático en diversos aspectos como consumo de agua, reciclaje o energía.

Por ejemplo, han conseguido que un complejo de apartamentos ahorre 378 millones de litros desde 2012 mediante mejoras en el sistema de cañerías. Ademas han eliminado las emisiones de gases en 32 mil toneladas métricas ya que la energía del edificio se obtiene del viento.

A medida que Mychele construía su compañía se dio cuenta de las dificultades de encontrar gente con la experiencia que ella necesitaba. Su decisión fue contratar gente apasionada de la conservación del medioambiente ya que se romperían la cabeza con ella para encontrar mejoras. A día de hoy, la pasión por mejorar el medio ambiente es el criterio numero uno de contratación de la compañía.

Madeline Hinchliffe con su ordenador y Logan FOTO de: Allison V. Smith

La Directora de Sustentabilidad Yara Goodspeed, que empezo a trabajar en Lord Green hace 6 años, piensa que el sentimiento de misión tan arraigado en la cultura de la compañía es precisamente lo que hace que sea un lugar perfecto para trabajar. “Somos una compañía pequeña pero trabajamos con algunos de los principales jugadores del mercado inmobiliario de Estados Unidos por lo que hay un sentimiento de poder tener un gran impacto en el medioambiente”

A pesar de su pequeño tamaño, Lord Green tiene beneficios de compañía grande. Plan de pensiones y distribución de beneficios. Seguro privado, libertad de movimiento en las oficinas para intercambiar conocimientos o participación en programas de voluntariado. Es genial poder trabajar en un sitio que agasaja a sus empleados con masajes, barbacoas en el jardín o zona de prácticas de golf.

Como puedes imaginar, los empleados trabajan duramente para darle a la compañía lo mismo que reciben y sobre todo para terminar de acondicionar medioambientalmente sus propias oficinas tan bien como las de sus clientes. No se puede predicar la sustentabilidad si no se vive.

Articulo Original de INC.

Si te ha gustado este post seguro que te gustarán otros de la categoría:

¿Por qué hemos tardado tanto en indignarnos con Facebook?

Netflix: La empresa que nació de una multa

FIN7: El grupo de hackers del billón de dólares