Formación profesional: la idea es que todos ganen

Apuesta por la formación profesional.

La formación profesional, tal como ha sido concebida tradicionalmente, suele estar divorciada de la práctica laboral del empleado. Las propias empresas pueden llegar a verla como una larga serie de tareas que distraen a los trabajadores de sus funciones básicas y que, a la larga reportan, escasos beneficios al negocio si no se plantea bien la estrategia. Es por esto que deberías considerar el uso de herramientas especializadas en tu organización.

La formación profesional es favorable en cada aspecto.

La formación profesional es favorable en cada aspecto.

Por otro lado, muchos empleados perciben esta formación profesional como algo obligatorio y, al no sentirse motivados, tampoco sienten que les reporte un crecimiento efectivo como profesionales. De este modo, un proceso que debería ser un win-win puede llegar a convertirse en un esfuerzo frustrante e improductivo para ambas partes.
Por eso, es hora de dar un giro de 180 grados a la forma en la que, hasta hoy, hemos concebido la formación profesional. Estos tres sencillos pasos te ayudarán a estructurar un modelo que permita a tus empleados mantenerse motivados y crecer profesionalmente a la vez que se revierte en beneficios para tu negocio:

Motiva, no fuerces la formación profesional

La experiencia formativa debe ofrecerse como algo opcional y sujeto a al interés o a la necesidad de cada empleado. Esto crea alrededor del aprendizaje una atmósfera distendida en la que los estudiantes estarán motivados por la curiosidad, por la relevancia y por las necesidades reales surgidas de su trabajo en la empresa.
En lugar de forzarlos a interiorizar un montón de contenido obligatorio, hay que permitirles obtener lo que necesitan. Las experiencias de aprendizaje deben ser breves, específicas y modulares. Y si la empresa no es capaz de satisfacer cada demanda, debería ofrecer un estipendio para desarrollo profesional que permita a cada empleado realizar programas externos según sea necesario en la modalidad e-learning, o facilitarles el acceso gratuito a plataformas de aprendizaje colaborativo donde puedan encontrar recursos que les permitan satisfacer estas necesidades.

Aprender haciendo

La formación constante es clave para un ambiente de trabajo profesional.

La formación constante es clave para un ambiente de trabajo profesional.

La investigación ha demostrado que los adultos aprenden mejor a través de experiencias de resolución de problemas, no teniendo que memorizar montones de contenidos a los que no encuentran aplicación práctica. Esta es precisamente la base del llamado aprendizaje activo, una estrategia de enseñanza-aprendizaje que se centra en el alumno y promueve su participación y reflexión continua a través del diálogo, la colaboración, el desarrollo y construcción de conocimientos, así como habilidades y actitudes.

 

¿Y qué mejor entorno para esto que el propio ambiente de trabajo? La empresa debe facilitar que sus empleados puedan interactuar con lo que están aprendiendo aplicándolo a sus propias experiencias laborales cotidianas, intercambiando información con sus colegas, y solucionando in situ los problemas reales que puedan presentarse utilizando los nuevos conocimientos.

Retroalimentación constante

 

Es necesario estar en constante proceso de interacción para determinar qué tipos de aprendizaje son más necesarios para la empresa y para cada puesto de trabajo. Se trata de buscar la intersección entre la curiosidad del estudiante y las necesidades del negocio.

 

Para ello, es importante que todos tengan claridad respecto a cuáles son los objetivos de la empresa y sus proyecciones a futuro. Puede ser de utilidad elegir periódicamente, y de manera colaborativa, qué experiencias de aprendizaje tendrán el mayor impacto en el contexto de la empresa.

 

Un gran acierto de algunas empresas ha sido ofrecer cursos facilitados por expertos internos que son quienes mejor pueden conocer lo que realmente necesitan la empresa y sus empleados. Estas estrategias pueden ser retroalimentadas por gerentes que constatarían el modo en que el nivel de los empleados en su trabajo se incrementa.

 

Plataformas de aprendizaje colaborativo como BlueBottleBiz pueden convertirse en poderosas herramientas a la hora de implementar las estrategias explicadas anteriormente. En ella los empleados pueden acceder a toda una gama de conocimientos actualizados de acuerdo a las necesidades que le plantee su trabajo, interactuar en grupos con sus propios compañeros para resolver problemas puntuales y hasta añadir contenido propio en la creación de itinerarios de formación a los que pueden ser invitados colegas y clientes.

 

¿Has probado ya BlueBottleBiz? ¡Regístrate ahora y disfruta de 21 días de acceso gratis a todos los contenidos de nuestra plataforma!