Plataformas centralizadas: un paso más hacia la cultura colaborativa

La cultura colaborativa en las plataformas centralizadas.

Un paso más hacia la cultura colaborativa.

Un paso más hacia la cultura colaborativa.

Crear una cultura colaborativa que le permita a sus empleados aprender y crecer, y por consiguiente proyectar su futuro dentro de la empresa, representa hoy un importante reto para las organizaciones. Además de tener como resultado unos profesionales mejor preparados y a tono con el espíritu de los tiempos, lo que contribuye a elevar el compromiso de éstos con la empresa.

Con este objetivo en mente, cobra especial importancia realizar una adecuada selección del sistema, las herramientas y la plataforma que faciliten el aprendizaje y la colaboración entre los empleados. Para esto hay muchas alternativas, ya que el mercado está prácticamente saturado de opciones, y el objetivo final es encontrar un orden para elegir los contenidos, aplicaciones o productos que resulten más idóneos para construir en su negocio ese ambiente colaborativo tan necesario.

Muchas empresas utilizan herramientas como Slack o Google Drive, que permiten alinear comunicaciones y documentos compartidos entre empleados. Por estas vías, cualquier información puede ser compartida, comentada y hasta modificada por varias personas, de hecho, esto ocurre constantemente en el día a día de las organizaciones.

El problema con la colaboración y el aprendizaje que se genera a través de estas herramientas surge cuando alguno de los profesionales implicados desea volver a comprobar los conceptos y soluciones que se derivaron de una determinada interacción, y se encuentra con que este contenido compartido resulta prácticamente imposible de rastrear o encontrar. No es inusual que los empleados tengan que invertir grandes cantidades de tiempo en “localizar” determinados documentos o comunicaciones que le resultan necesarios para concluir un proyecto, y cuyo acceso se hace muy engorroso.

¿Cuál sería la herramienta ideal?

Para que una organización pueda facilitar, en un ambiente estructurado, el aprendizaje continuo y colaborativo de sus empleados se ha determinado que una plataforma online en la que puedan desarrollarse y permita que convivan tres aspectos fundamentales para el aprendizaje colaborativo:

  • Contenido de calidad.
  • Herramientas colaborativas.
  • Red profesional.

Aspectos que permitirán su desarrollo y función, dentro y fuera de la organización, con un formato centralizado y localizable.

El compromiso del empleado es clave para el éxito empresarial.

El compromiso del empleado es clave para el éxito empresarial.

Las organizaciones que han logrado implementar de forma exitosa este tipo de plataformas que centralizan la información combinando contenido certificado, una red y herramientas colaborativas, han gozado de un importante incremento de la actividad de aprendizaje dentro de dicha plataforma tras los primeros tres meses, además de aumentar el consumo de contenido a través de ella en el mismo lapso de tiempo. Esto responde a los beneficios que estas plataformas reportan:

  • Amplitud y fiabilidad del contenido. Los empleados pueden acceder con facilidad a un amplio repertorio de recursos de alta calidad —libros de expertos, artículos, informes y vídeos—. Cuando ellos compartan este contenido, la organización y compañeros tendrán la certeza que lo compartido es creíble.
  • Posibilidad de interactuar con el contenido. El empleado que haya accedido a estos contenidos puede, además, añadir sus propias ideas u opiniones acerca de éste —sin interferir con los derechos de autor—, exactamente de la misma forma en que lo haría en un Google Doc o en un chat de Slack.
  • Accesibilidad del contenido compartido. La ventaja adicional de estas plataformas respecto a las herramientas antes mencionadas es que la discusión que se genere a partir de los contenidos compartidos, será fácil de seguir y localizar en cualquier ocasión en que esto sea requerido.
  • Privacidad y focalización. Los contenidos e ideas compartidas a través de estas plataformas pueden ser tan privados como se desee, y las empresas tienen la posibilidad de crear grupos centrados en determinados temas, cuyos administradores pueden recomendar recursos a empleados, de modo que estos se sientan libres de utilizar el contenido que mejor se adapte a sus necesidades.
  • Monitoreo. Adicionalmente, establecer grupos privados es muy efectivo para monitorear qué empleados están más comprometidos con la organización.

En general, a medida que pasa el tiempo, las compañías experimentan una mayor y continua participación en el proceso de aprendizaje; cuando lo hacen través de una plataforma centralizada, nos indica que implementarla puede ser, para las organizaciones, un paso a la dirección correcta hacia una optimización del aprendizaje y la colaboración, además de mantener a sus empleados comprometidos con sus puestos de trabajo.

Por: Vivian Stusser.