Las 3 lecciones de Start Ups que no acabaron bien (a pesar del crowdfunding)

crowdfunding

Recientemente Ossic, una empresa que hacía cascos con sonido 3D para aplicaciones de realidad virtual, hechó el cierre para siempre. La compañía se lanzó mediante un crowdfunding que recaudó más de 3 millones de dólares.

El caso de Ossic es de sobra conocido ya que es algo que hemos visto más veces. Empresas que se ven inundadas por dinero de mecenas ansiosos pero que acaban muriendo al término de la campaña de financiación.

Por un lado les admiro por ser medianamente existosos. Mi propia experiencia con el crowfunding hace que valore el conseguir esa financiación que necesitan. Yo mismo probé Kickstarter y no obtuve la financiación necesaria para lanzar nuestro proyecto (una app que conectaba dueños de perros con los negocios para animales de su zona).

Durante la investigación de estas empresas que acabarón muriendo de exito, acabé encontrando tres cosas que explican el porqué del fracaso de estas compañías.

1. No contar con financiación exterior y tener nula experiencia en los negocios te harán fracasar.

El crowdfunding nos puede ayudar a conseguir una buena cantidad de dinero para nuestra Startup. También permitirá a los Business Angels decidir en que proyectos merece la pena invertir y esto es muy importante. Incluso si tu proyecto tiene buenos números en crowdfunding podría no despegar en caso de no contar con inversores privados.

No es sólo por el dinero que estos inversores aportan. Nos pueden dar consejos y mentoring. Algo de extremo valor para jóvenes start up sin experiencia. Un ejemplo sería la empresa Torquing Group que producían drones. Consiguieron más de dos millones de libras que quemaron rápido y cerraron el año con una deuda superior al millón de libras.

Tras una minuciosa investigación por parte de Kickstarter, se llegó a la conclusión de que el equipo de Torquing Group había prometido de más y no fue capaz de llevar a cabo sus planes de producción. Sin ninguna experiencia real en los negocios hacían inviable el llevar a buen puerto el proyecto.

2. ¿Una tecnología prometedora pero que todavía no existe? Receta para el fracaso.

Es divertido especular con la tecnología del futuro y gente ingeniosa puede construir prototipos que hagan cosas extraordinarias. No obstante el prometer esa tecnología a la gente en un tiempo determinado es algo extremadamente complicado.

No es por cebarnos con Torquing Group pero es exactamente lo que pasó con su mini-drone llamado Zano. Se suponía que estos aparatos eran capaces de volar autonomamente, siguiéndo a su dueño y evitando obstáculos por si mismo. Una de sus funciones es que volaría cerca tuyo para tomar selfies o grabarte mientras bajas en bicicleta a través de una montaña.

Todo lo anterior suena maravilloso y probablemente lo tengamos en un futuro pero a día de hoy no tenemos esa tecnología. Torquing Group prometió todo esto e intentó conseguirlo por todos los medios posibles pero cuando prometes una tecnología que no existe es dificil entregarla bajo la presión de límites temporales autoimpuestos.

Igualmente la empresa Central Standard Timing, prometió a sus mecenas el reloj  más fino del mundo y fracasaron también. La tecnología para construir un reloj tan fino como una tarjeta de crédito no existe a día de hoy. El diseñar y construir prototipos no es lo mismo que manufacturar y las start up  tienden a darse cuenta de esto demasiado tarde.

3. El no planear el coste total del proyecto lo acabará poniendo en peligro.

Tal y como te puede confirmar cualquiera que lanzara su propio negocio, no es tan sencillo como conseguir pedidos, manufacturar más producto y repetir el ciclo.  Es un equilibrio delicado que puede obstaculizar el flujo de efectivo si no se realiza correctamente.

Incluso en el mundo del crowfunding ocurre esto. Puedes recibir muchos millones si consigues suficientes mecenas y aún así puede que no estes preparado para el coste total de tu proyecto.

Ese parece que ha sido el problema de Ossic. Recibieron 3,2 millones de dólares mediante crowdfunding y la misma cantidad de otros inversores. Más de seis millones y la empresa no salió hacia adelante.

En mi opinión, el cuerpo directivo de Ossic no fue capaz de anticipar el coste real de lanzar su producto al mercado. To me, that says Ossic’s leadership didn’t fully anticipate how much it would cost to bring the product to market. Ser parte de una industria joven como la realidad virtual probablemente también aumentó los gastos de la joven empresa.

Cuando recurres al crowdfunding para financiar un proyecto, es crucial que entiendas que no estás en el negocio de conceptuar, sino en un negocio real. El marketing es importante, pero la idea debe ser sostenible y la entrega de su producto debe realizarse.

Si te centras en solventar estos 3 puntos antes de el lanzamiento de tu crowdfunding no te garantizamos que vaya a ser un éxito pero abrás eliminado 3 factores de fracaso a tu proyecto.

Si te ha gustado este post seguro que te gustarán otros de la categoría:

¿Por qué hemos tardado tanto en indignarnos con Facebook?

Netflix: La empresa que nació de una multa

FIN7: El grupo de hackers del billón de dólares