El método Tesla: Si el producto falla, culpar al cliente

Tesla

Si algo sale mal, échale la culpa al cliente. Eso parece ser la última píldora de sabiduría intergaláctica de Elon Musk.

Tesla Motors publicó un comunicado en el que anunciaba que no continuaría su participación en la investigación del accidente que costó la vida a Walter Huang cerca de Mountain View, California. Esta investigación la lleva la NTSB o  asociación nacional de seguridad en el transporte.

En el comunicado culpaban a Huang del accidente y efectuaban otras afirmaciones que levantaron ampollas en la NTSB.

Cualquier fabricante te podrá decir que hay cientos de muertos y miles de heridos por vehículos dónde el conductor conducía bajo los efectos del alcohol, otras drogas o a una velocidad peligrosa. Algunas veces se llega a acuerdo y otras no.

La culpa no es amiga de Tesla

“Cuando trabajaba en la NTSB tenía que lidiar con Tesla. Siempre tienen la perspectiva de que las agencias que se encargan de la seguridad de las personas no deberían tener autoridads obre ellas” Nos dice David Friedman, director de la unión de consumidores. “Por lo que yo sé, no existe una excepción por ser Tesla”

En el comunicado, Tesla asegura que la NTSB les requirió no presentar información alguna sobre su piloto automático durante más de un año. Algo que consideran inaceptable.

“A pesar de no formar parte activa de la investigación, continuaremos dando apoyo técnico a la NTSB” aseguran desde Tesla.

Pero según Bloomberg el Director de la NTSB Robert Sumwalt le dijo a Elon Musk que Tesla no formaría parte de la investigación al menos parcialmente ya que culpaban a la víctima mortal del aparatoso accidente.

Se fuera o no Tesla por su propio pie, la NTSB no estará obligada a compartir sus averiguaciones con Tesla antes de hacerlas públicas. La única herramienta de relaciones públicas que le queda a Musk es su cuenta de Twitter.

Esta semana la NTSB hizo público que hay otras 2 investigaciones abiertas relacionadas con vehículos Tesla, incluyendo una batería ardiesndo después de que el conductor perdiera el control del coche y se estrellara en su propio garaje.

Un sistema no tan autónomo y no tan seguro

En Mayo de 2016, Josh Brown moría en Florida al estrellarse con su Tesla Model S contra un camión, mientras conducía en modo automático.

La NTSB considera que Brown causó el accidente ya que no llevaba las manos en el volante pero piensan que en cierta manera Tesla tiene algo de culpa en todo esto. Al fin y al cabo, venden un sistema que permite un uso inadecudado.

Lo que Tesla parece no entender es que una simple explicación de que no te debes distraer en su manual de usuario, no es suficiente. Especialmente cuando llamas al sistema piloto automático y lo vendes como la tecnología lider del mercado.

“Tesla necesita parar de introducir software en fase beta en los sistemas activos de seguridad de coches que se encuentran en carreteras públicas” dice  Abuelsamid, un analista senior de Navigant Research. “La idea de que los clientes han consentido participar en pruebas reales de seguridad es como para tener dudas. No creo que la mayoría de clientes estén informados de lo que reciben y prueban”

Sean Kane, Director de Investigación en Seguridad considera que “Tesla ha alabado en demasía las capacidades de su piloto automático”

“Es una compañía que acaba culpando al resto,” dice Kane. “Las tecnología que no son totalmente autónomas no deberían presentarse como tal.”

Otra idea preconcebida en torno a Tesla es que el mantenimiento y las mejoras tecnológicas pueden conseguirse con parches de software alojados en la nube.

Hasta los coches eléctricos caros se hacen viejos.

El mes pasado, unos días después de la muerte de Huang, Tesla anunció que llamaría a taller a 123.000 Model S producidos antes de Abril de 2016 para sustituir los pernos de dirección ya que los antiguos podían sufrir corrosión en climas fríos dónde se usara sal para las carreteras.

Cómo si de un político se tratara, los tweets antiguos vuelven para perseguir a Elon musk. En 2014 escribía “La palabra recordar necesita ser recordada.”

Articulo original Forbes

Si te ha gustado este post seguro que te gustarán otros de la categoría:

¿Por qué hemos tardado tanto en indignarnos con Facebook?

Netflix: La empresa que nació de una multa

FIN7: El grupo de hackers del billón de dólares